Tras ser advertidas del hecho, la secretaria y otra agente ayudaron a la detención de los malvivientes

Valiente accionar de una empleada municipal evitó el robo de una computadora

  • Por: Actualidad Sur /
  • 26 Sept. de 2018

Candelaria. Lucía Altamirano de 54 años, trabajadora de la Secretaría de Cultura de la Municipalidad, evitó el robo de una computadora por parte de dos desconocidos. Tras forcejear con uno de ellos con la intención de reducirlo, advirtió del hecho a la secretaria del área, Norma González, quien en compañía de otra agente, siguió en su automóvil particular a los malvivientes, hasta la zona de la plazoleta de los tres mástiles hasta la llegada de la policía, que según se consignó, demoró en presentarse

Según el relato brindado a FM del Lago de las municipales todo ocurrió este martes aproximadamente a las 11 hs cuando se encontraban en la cocina, ubicada en la parte posterior del inmueble. En determinado momento Altamirano se trasladó hasta el salón de exposiciones para hablar por teléfono, pero  para su sorpresa advirtió la presencia de un joven que se encontraba desconectando los cables de la computadora.

Al ser consultado sobre cuál era sus intenciones y no obtener respuestas, la empleada logró encerrar con uno de sus brazos al malhechor cuando intentaba huir. Al instante, alcanzó a ver a un cómplice que se dio a la fuga.

Tras forcejear unos minutos con el delincuente, éste logró  zafarse y emprender la huida. La valiente empleada advirtió de lo que estaba sucediendo a la secretaria, Norma González  quien se hizo presente en el lugar junto a otra empleada con la que se dispuso a seguir a los ladrones.

El hecho con ribetes cinematográficos concluyó con ambos jóvenes reducidos por la policía que, según consignaron las municipales, tardaron en llegar al lugar.

Como consecuencia del forcejeo, Lucía sufrió lesiones en el brazo derecho, que le demandarán varios días de curaciones y traatamiento de kinesiología "nunca pasó antes así, pero cuando le ví al chico en esa situación, no pensé si podía estar armado o me podría golpear, solo reaccioné, le atropellé, le sostuve lo más que pude porque estaba bajo los efectos de algo. Hasta que entró mi jefa con mi compañera. Ví que estaba en peligro algo de mi trabajo y eso es sagrado", dijo la mujer, quien recibió la felicitación por parte de sus compañeros que le apodaron de manera cariñosa como la "Mujer maravilla"

Comentarios