El Gobierno ultima detalles para aplicar el “estado de excepción”: Alberto pidió apoyo a la oposición y hoy se reúne con gobernadores

  • Por: Actualidad Sur /
  • 19 Mar. de 2020

El anuncio de una cuarentena total en la Argentina es cuestión de horas. Es el clima que se vive en las múltiples y frenéticas reuniones no solo en la Casa Rosada, en Olivos, en las distintas oficinas del Gobierno y del Congreso, sino también en las calles del país cuando los partes diarios ya comenzaron a anunciar la multiplicación de contagios: 19 casos nuevos en un día confirmados, con un total de 97 infectados y un nuevo muerto que eleva la cifra de fallecidos a 3.

Antes de tomar la decisión, el presidente Alberto Fernández buscó construir consenso y apoyo político con los gobiernos de la región y los principales representantes del oficialismo y la oposición en el Congreso, que lo visitaron este miércoles en la Casa Rosada encabezados por el titular de la Cámara Baja, Sergio Massa.

Todos -inclusive los jefes de bloque de diputados y senadores de Cambiemos con el radical Mario Negri a la cabeza- estuvieron de acuerdo y en una foto inédita Fernández logró juntarlos en una conferencia de prensa en la Casa Rosada.

Los diputados anunciaron el fin de la grieta y todo el apoyo al Presidente para conducir la crisis y tomar las medidas más drásticas: prohibir la libre circulación en las calles, tal como anticipó A24.com el sábado pasado, algo impensado hace dos semanas.

 

En ese clima este jueves a las 17 el Presidente recibirá a todos los gobernadores en la residencia de Olivos.

Aunque aún nadie en el Gobierno quiere anticiparlo, la reunión con los gobernadores en Olivos podría ser el escenario para un anuncio inminente del "estado de excepción" en todo el país.

En línea con la estrategia diseñada por la Organización Mundial de la Salud (OMS) que asesora a todos los gobiernos del mundo en esta crisis, el estado de excepción comenzó en algunas provincias que tomaron la delantera y en las últimas horas anunciaron la cuarentena.

Son los casos de Chaco, Tierra del Fuego y Neuquén. La policía ya circula por las calles de algunos municipios advirtiendo a la gente que se quede en su casa.

Alberto mantuvo varias reuniones con el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, para terminar de diseñar los mecanismos de la cuarentena que buscará minimizar el pico de contagios en los dos distritos que concentran el 37% de la población del país.

Según admitieron fuentes cercanas al primer mandatario, Alberto ya tiene la decisión tomada de ordenar un "estado de sitio sanitario". Pero el equipo económico lo venía frenando por temor a la crisis económica y social que podría desatarse.

Desde la Organización Internacional del Trabajo (OIT) hablan de miles de millones de pérdidas de trabajo en el mundo por esta pandemia.

Cerrar todo, que todos los ciudadanos se queden en sus casas, y solo se permita salir a comprar alimentos y remedios. Esto sería solo aplicable con las fuerzas de seguridad e incluso con militares en las calles.

 

En la teleconferencia que mantuvo el miércoles desde Casa Rosada el canciller Felipe Solá con presidentes de América del Sur, se acordaron medidas conjuntas de todos los países. Alberto llegó tarde al encuentro porque antes recibió la vacuna contra la gripe en Olivos; y cuidándose de tener contactos viajó manejando su propio auto hasta la Rosada.

Un espejo de lo que ya vivió China y viven España e Italia. Hoy lo anunció Chile, con más de 200 casos de coronavirus confirmados.

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, anunció el mismo día el "Estado de excepción de catástrofre" con el cierre de todas las fronteras tras duplicarse el número de contagiados de coronavirus en el país en las últimas 24 horas, pasando de 75 a 238.

Chile entró en Fase 4. "Esta es la etapa más compleja, en que se produce circulación viral y dispersión comunitaria de esta enfermedad", recalcó Piñera.

 

Restricciones al límite pero pocos recursos para diagnosticar la enfermedad y solventar la economía

El Gobierno nacional profundizó las medidas para limitar la circulación de personas de manera voluntaria. Pero se dieron varios casos inéditos de ciudadanos extranjeros que vinieron de países con alto riesgo de contagio se escaparon y protagonizaron un trágico espectáculo televisivo. Terminaron presos.

Escenas de pánico en el primer vuelo de repatriación de argentinos varados en el exterior por la empresa Aerolíneas Argentinas y pasajeros de colectivos, taxistas que se descomponen en las calles, activaron en las últimas horas las alarmas.

Ante los primeros síntomas de la confirmación del avance de la pandemia en el país, el Gobierno ordenó crear una unidad especial COVID-19 con el ministerio de Ciencia y Tecnología, el CONICET y una red de 34 laboratorios particulares distribuidos en distintas provincias para descentralizar los análisis para detectar los contagios.

La decisión conocida el miércoles, se produjo ante las quejas de gobernadores y de ciudadanos comunes por las demoras del Malbrán que solo hace análisis a los casos más graves, pero no a todos los ciudadanos que denuncian tener síntomas, lo que despertó sospechas de los números reales sobre el avance de la pandemia en el país.

El coronavirus ya circula en Argentina y la única manera de pararlo es con el aislamiento dicen los expertos de la OMS.

Alberto ya tenía la decisión tomada. Sólo lo frenaba el equipo económico ante el temor de la quiebra masiva de empresas y comercios del país. Por eso, el Gobierno anticipó medidas de excepción para financiar la crisis económica. ¿Alcanzará?

El plazo de la duración de la pandemia es una variable que ningún gobierno puede controlar y eso es lo que genera mayor incertidumbre económica, política y social, no solo en Argentina sino en el mundo.

La única certeza hoy es que la crisis por la renegociación de la deuda, ya no es prioridad para el Gobierno de Alberto Fernández.(A 24)

Comentarios