Salud

21 de septiembre: Día mundial del Alzheimer

  • Por: Actualidad Sur /
  • 21 Sept. de 2018

La enfermedad de Alzheimer es la causa más frecuente de demencia. Se trata de una condición progresiva y degenerativa que afecta al cerebro, causando trastornos de memoria, pensamiento y conducta. Se estima que afecta a una de cada diez personas mayores de 65 años de edad.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, aproximadamente 18 millones de personas en el mundo padecen este mal; y de acuerdo a la Sociedad Internacional de Alzheimer, se espera que para el año 2025 la cifra aumente a 34 millones de personas.

Los especialistas coinciden en la necesidad de un diagnóstico temprano de la enfermedad. El diagnóstico de la Enfermedad de Alzheimer, incluye entre otros aspectos, un examen físico completo y la confección de una detallada historia clínica, un examen neurológico para medir las funciones de memoria y del lenguaje, una correcta evaluación psiquiátrica, análisis de laboratorio y estudios de imágenes. Los principales indicadores iníciales que deben hacer sospechar enfermedad cognitiva son cambios en esa misma persona en cuanto a memoria (olvidos de eventos, de donde guarda cosas, repetición de preguntas, etc.); dificultad para encontrar el nombre adecuado de personas conocidas u objetos familiares; desorientación en el tiempo o espacio; y pérdida de habilidades previas (cocinar, tejer, manejar, dificultades en el trabajo habitual). En ocasiones estas enfermedades debutan con cambios en la forma de ser, como ánimo depresivo, falta de interés o alteraciones conductuales.

Tratamiento

Los tratamientos farmacológicos disponibles se orientan a compensar el déficit de neurotransmisores que provoca la enfermedad. Los tratamientos actuales, avalados en todo el mudo por los diferentes comités de expertos son de dos tipos: los inhibidores de la colinesterasa (rivastigmina, donepecilo, galantamina) y antagonistas de la nmetil-daspartato (memantina). La selección de la medicación dependerá del estadio evolutivo, de la tolerancia a los efectos secundarios y por supuesto, siempre buscando la comodidad de administración tanto para el paciente como los cuidadores.

Desde hace años se utilizan los llamados inhibidores de la colinesterasa en el tratamiento de la enfermedad leve o moderada; entre ellos, hace un año está disponible el primer y único parche transdérmico que se aplica sobre la piel del paciente una vez por día permitiendo una liberación controlada y continua de la droga rivastigmina durante 24 horas. El parche facilita el acceso inmediato a dosis terapéuticas mínimas y máximas más precozmente disminuyendo los efectos secundarios adversos.

Cuidadores

El Alzheimer es una condición que no sólo afecta al enfermo sino también a la persona responsable de su cuidado, quien a menudo padece estrés físico y emocional. Se estima que en la Argentina en casi el 80% de los casos son las familias quienes asumen, en el propio domicilio, los cuidados de los pacientes con deterioro cognitivo y demencias como la Enfermedad de Alzheimer; y casi el 65% de los familiares que cuidan directamente al enfermo sufren cambios sustanciales en sus vidas y un fuerte impacto emocional y físico.

Comentarios