Salud

Mantener limpio los patios y eliminar aquellos recipientes que puedan acumular agua son la clave para evitar el dengue

  • Por: Actualidad Sur /
  • 19 Ene. de 2019

Ante los episodios de lluvia que se presentan en estos días y teniendo en cuenta las altas temperaturas que se registran posteriores a los episodios de caída de agua, se recuerda a la población la importancia de limpiar los patios de las casas y eliminar aquellos recipientes que puedan acumular agua y dar paso a la cría de mosquitos transmisores de dengue. Es importante recordar que la descacharrización es la mejor herramienta eficaz para combatir la proliferación del mosquito Aedes Aegypti, vector transmisor del dengue.

El Ministerio de Salud Pública recuerda las acciones preventivas para evitar criaderos y la propagación del Mosquito aedes Aegypti

¿Cómo ayudamos a eliminar el mosquito?

Debe tenerse en cuenta que el mosquito vector solamente deposita sus huevos en recipientes artificiales construidos por el hombre, y prácticamente nunca en charcos, lagunas, acequias, ni aguas servidas. Es siempre el hombre el que facilita los criaderos que van a asegurar la permanencia del mosquito en las viviendas. Si se llegasen a eliminar todos los lugares que contiene agua, o sea los criaderos reales y potenciales, llegando el momento de desove, la hembra no tendrá lugar donde depositar los huevos evitándose la reproducción de estos vectores.

En cualquier centro urbano donde existe el mosquito Aedes aegypti como huésped indeseable, es posible bajar sus densidades a niveles que no signifiquen peligro para el inicio de un brote epidémico.

PARA ESTO SE NECESITA SEGUIR ALGUNOS CONSEJOS:

ACCIÓN CON EL MUNICIPIO

Recolección de inservibles en el municipio: en casas de áreas urbanas, con participación de todos los sectores de la comunidad y las autoridades, agrupaciones sociales y diversas entidades que presten camiones de carga, para recorrer las calles avisadas, recogiendo objetos inservibles capaces de acumular agua de lluvia.

La basura acumulada debe ser arrojada fuera de todo núcleo urbano o enterrada.

Enterramiento de recipientes desechados: Elimina posibles

criaderos. Recomendar que entierren los envases desechados o los envíen a reciclaje.

Rellenar huecos de árboles en plazas y lugares de recreación: Emplear mezcla de cemento o solo arena.

Eliminar criaderos en las plantas y revisar las canaletas de los techos de los edificios públicos.

Limpieza de lotes de baldíos, mantener herméticamente tapados los recipientes con agua

¿QUÉ PUEDO HACER EN MI CASA?

1. Área externa de la vivienda (jardines, patios, veredas, zanjas o corredores de agua) localizar envases vacíos, botellas de vidrio/ plástico, tapas de gaseosas, juguetes viejos o fuera de uso, tarros, cubiertas, tanques conservadores de agua, bebederos de animales (se debe cambiar por lo menos dos veces a la semana limpiando las paredes). Terminada la inspección y colocando boca abajo todos los recipientes.

2. Interior de la vivienda: deben localizarse en la cocina los depósitos de agua tales como tambores, tarros, tinajas, baldes en los cuartos. Prestar atención a floreros, frascos con plantas conservadas en agua, en el baño observar y tapar correctamente las descargas.

3. En la parte exterior de la vivienda se deben limpiar las canaletas de lluvia y observar si las mismas acumulan agua por estar desniveladas, si el tanque elevado está correctamente tapado y/o sacar todos los envases desechados que pueden acumular agua.

4. Si existe un terreno vacío, jardín público, parque, arroyo, orilla, si es una ruta o porción cultivada, deben inspeccionarse la búsqueda de inservibles, recolectarlos y desecharlos, en el caso de no poder desecharlos se debe destruirlos.

¿QUÉ ES EL DENGUE?

El dengue es una enfermedad producida por un virus ampliamente distribuido en zonas tropicales y subtropicales del mundo, del que existen cuatro serotipos DEN 1, DEN 2, DEN 3, DEN 4, que son trasmitidos por un vector, el mosquito AEDES AEGYPTI.

Cuando la persona ha sido contaminada por alguno de los cuatro virus causantes del Dengue desarrolla inmunidad solo contra ese serotipo, no así contra los otros tres. Esto significa que puede padecer cuatro infecciones diferentes en su vida. Esta enfermedad no se trasmite de persona a persona.

Los síntomas del dengue clásico se caracterizan por: comienzo repentino de fiebre que dura de tres a cinco días (rara vez más de siete días), dolores de cabeza, dolores retro-oculares, intensos dolores musculares y en las articulaciones, alteraciones del aparato gastrointestinal, a veces falta de apetito, y aparición de erupciones en la piel.

Aunque el Dengue es un padecimiento que no pone en riesgo la vida de los pacientes, pueden ocurrir alteraciones graves que se caracterizan por hemorragias (Fiebre hemorrágica por Dengue), y/o un cuadro de choque (Síndrome de Choque por Dengue).

Las manifestaciones del dengue hemorrágico son precisamente las hemorragias, que pueden causar la muerte del paciente si no se hace un diagnóstico oportuno y un tratamiento adecuado mediante la reposición de sangre o líquidos.

Ciclo de transmisión de la enfermedad

Un mosquito sano pica a un enfermo de dengue a partir de allí adquiere el virus y podrá trasmitirlo por el resto de la vida del insecto. Cuando este mosquito pique a una persona sana para alimentarse, transmitirá la enfermedad.

Comentarios