Candelaria

Se cumplen ocho años de la desaparición de Miriam López, joven del B° Anselmo

  • Por: Actualidad Sur /
  • 25 Nov. de 2021

Candelaria. Un 25 de noviembre del 2013 Miriam López, de 31 años de edad, salió de su casa del barrio San Anselmo para no regresar. Padecía trastornos mentales. Desde entonces su familia emprendió la búsqueda para dar con su paradero sin tener éxito. Sus padres, Luis López y Beatriz Sosa murieron sin saber qué pasó con su hija.

Según había comentado Beatriz al Sistema de Medios Candelaria, ese día a las 22 hs Miriam salió a comprar una cerveza y le pidió a un conocido que la acerque hasta el centro, pero conociendo los problemas de salud de la chica, el joven la dejó en la Comisaría, en compañía de un oficial que estaba en la vereda y desde entonces, nadie más la vio.

Los progenitores contaron que hicieron la denuncia al día siguiente pero lo único que recibieron como respuesta es un "no hay novedad", que para ellos aclara el "poco interés que hay en la búsqueda".

Ambos afirmaron que "en la Jefatura de Policía no estaban enterados de la búsqueda, a dos semanas que fuera radicada la denuncia" y la madre de la joven los puso al tanto el mismo día en que acudió a pedir más compromiso de la fuerza de seguridad.

La Policía investigaba el caso como delito de trata de personas, pero aún no lograron rastrear alguna pista certera que lleve a la muchacha.

Durante estos años se concretó el allanamiento en la propiedad ubicada en el barrio Anselmo, sitio  que fue invadido por uniformados y peritos policiales, que incautaron dos teléfonos celulares con sus respectivos chips y documentos vinculados a la desaparecida.

Por otro lado, en varios espacios de la vivienda realizaron pruebas de luminol en busca de rastros de sangre e hicieron pequeñas excavaciones en el patio, ante la sospecha de que Miriam se encuentre enterrada en ese lugar. No se encontró nada.

Fuentes policiales manifestaron que el allanamiento fue para buscar datos que permitan reconstruir las últimas horas de Miriam en su casa y mientras se periten los elementos incautados, seguirán en la tarea de recolectar información que permita aclarar su itinerario esa noche de noviembre.

De todas formas, los padres de la joven se mostraron indignados por pasar a ser sospechosos en la búsqueda de su hija y catalogaron como “un atropello que hayan venido a buscar el cadáver de mi hija donde la cuidamos durante años”.

Más allá de la acción policial, los padres de la joven encararon una investigación paralela y el deseo de encontrar a Miriam los llevó a recorrer todos los rincones de Candelaria y Profundidad.

Comentarios